Max MSP o Max como se llama hoy día es un software que permite crear tus propias aplicaciones a través de un entorno orientado a objetos que se conectan entre sí. Hay quién lo llama programación, pero para mí es un gran sistema modular que permite realizar desde lo más básico hasta lo más complejo y retorcido. Con Max se pueden generar aplicaciones personalizadas tanto para generar sonido, efectos, vídeo, comunicarse con arduinos y una cantidad de situaciones que estarán limitadas prácticamente por tu imaginación.

    Hace unos años me trajeron una cítara de México, estaba mal construida, la madera de mala calidad, simplemente la habían comprado en una tienda de souvenirs y no servía para nada a nivel profesional. Permaneció años entre trasteros, armários y mudanzas hasta que un día decidí desenpolvarla y convertirla en una fuente sonora para explorar sus posibilidades en la música electrónica. Lo primero que hice fue amplificarla y para ello decidí utilizar un piezo eléctrico en vez de una pastilla para instrumentos acústicos por la sencilla razón de que me gusta el sonido que se produce de la vibración directa del instrumento. Este fue el proceso y resultado de la modificación de este instrumento que se ha convertido en una de mis fuentes sonoras principales.

    Todos conocemos las mesas de mezclas de audio como herramientas para conectar diversos instrumentos, micrófonos, aparatos electrónicos y procesar, nivelar sus señales, bien sea para grabar, sonorizar conciertos, etc... pero fue cuando aprendí que una simple mesa de sonido puede convertirse en un sintetizador, que me sentí como un niño con un juguete nuevo.