sintetizador musical Roland System 1 con las luces parpadeando

Imaging Sound se estrena y organiza su primer evento junto a Canarias Experimental, en colaboración con el espacio El Sótano Analógico.

El I Encuentro Synthex que se realizo el día 8 de enero, es un encuentro que nace para conectar a los amantes de los sintetizadores, disfrutar de la improvisación, charlar o intercambiar máquinas. No fue un encuentro masivo, más bien modesto, pequeño, acorde también al espacio, y con poquitos asistentes, teniendo en cuenta las restricciones por la pandemia, pero suficientes como para disfrutarlo y comenzar a plantearse un segundo encuentro.

Había quienes fueron con sus sintetizadores y quienes fueron simplemente a curiosear, pasar la tarde y tomarse una cerveza. Incluso quién sin haber usado nunca un sintetizador, tuvo la oportunidad de sentarse delante de uno y experimentar con sus parámetros.

Debido a la cantidad de tiempo que puede llevar conectar todos los sintes, se optó por reducir de uno a tres (dependiendo del tamaño) el número de sintes que podía llevar cada persona, tratando de minimizar y agilizar el tiempo de montaje. También les pedimos a los asistentes que llevaran sus propios cables y adaptadores de corriente si los necesitaran, asegurándonos que el equipo de la organización estuviera disponible para imprevistos, teniendo en cuenta que es un evento realizado con poco recursos.

Organizamos las mesas formando un cuadrado para poder estar más unidos, vernos mejor y conectarnos más fácilmente a una pequeña mesa de sonido desde la que se envió la señal estéreo a la mesa principal que tiene El Sótano.

Sintes como el semi-modular MS-20 mini, Cobalt8 que combina hardware y software, el System-1 de Roland, el clásico MicroKORG, algunos Pocket Operator y varios sintes de fabricación exclusiva, fueron los protagonistas de las improvisaciones de este encuentro, que tiene una marcada y buscada tendencia experimental.

De la música podemos decir que reinó un desordenado caos con algunos tintes tecno que curiosamente desentonaban en un ambiente experimental, pero que en parte genera un constraste que le da ese toque de experimentación.

Entre ruidos, Oliver Behrmann captaba el ambiente en vídeo para crear en los días siguientes un montaje que puede verse en redes a través de Video Glitch Lab. Un valor añadido que tiene El Sótano Analógico en el que también puedes terminar videoglitcheado por sus máquinas.

Y es así como el primer encuentro Synthex se desarrolla con la intención de crearse cada ciertos meses y aportar una actividad diferente a la ciudad, donde además por su carácter público, cualquier persona pueda tener acceso para participar de manera activa o simplemente curiosear.